¿Debería la industria del cine bajar los precios de las entradas?

29 diciembre, 2016

Con el anuncio de una nueva edición de la “fiesta del cine”, periodo en el que las entradas permanecen durante 3 días a un precio reducido de 2,90 euros y que ha hecho que numerosas personas se acerquen a las salas, vuelve el eterno debate sobre si la industria del cine debería bajar los precios de las entradas.

“Desde mi punto de vista es más que evidente que debería hacerlo. Si la gente acude al cine masivamente cuando el precio es menor al normal, demuestra que no lo hace habitualmente porque el coste es demasiado alto. Creo que la industria del cine debería hacer un ejercicio de humildad y bajar el precio de las entradas, así multiplicarían el número de asistentes a las salas y volverían a ser lo que eran antes. De lo contrario, el problema se seguirá agravando y con el peligro de poner en riesgo a toda la industria cinematográfica”, comenta Estefanía Méndez, crítica de cine.

Y es que mientras que antes el cine era un entretenimiento asequible, ahora se ha convertido en un lujo.

“Yo recuerdo que mis padres y hasta mis abuelos me contaban que iban al cine. Cualquier hijo de campesino podía permitírselo y yo me pregunto ¿por qué ahora no? Es cierto que el poder adquisitivo de nuestra generación es mayor pero la crisis económica ha dejado muchos estragos en la sociedad y el precio del cine no ha hecho más que aumentar durante estos años. De hecho, ir al cine en España es más del doble de caro que hacerlo en otros países como México, por ejemplo”, expone.

Los dueños de los cines, por su parte, afirman que bajar el precio de las entradas es algo que no está en sus manos.

“No se trata de que yo, como propietario de un cine, quiera bajar el precio, no funciona así. Hay muchos factores que intervienen como el coste que nos ponen las productoras por cada película y que hacen que sea casi imposible bajar el precio. Lo de la fiesta del cine es una excepción pero si mantuviéramos ese precio todo el año, no tendríamos ninguna clase de ganancia y no hay que olvidar que esto, al fin y al cabo, es un negocio, no sólo para mí, sino para mucha gente”, explica Rodrigo Gálvez, propietario de un cine en Barcelona.

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *