El nacimiento de un arte

29 diciembre, 2016

En pleno siglo XXI es impensable que a alguien no le guste el cine. Se trata de un arte que puede ser intelectualmente elitista y al mismo tiempo abrumadoramente popular. El cine es magia, es espectáculo, diversión, sufrimiento y es cada una de estas cosas en dependencia de quien lo evalúe. Cada espectador puede sentir y experimentar distintas emociones y sensaciones cuando se sienta frente a una película.

Pero en sus inicios el cine no fue tan aclamado como ahora. Si bien se trataba de un invento extraño y revolucionario, no se le atribuyó en sus albores el valor artístico que conquistó luego.

Ya existía en el siglo XIX la fotografía, pero como sabemos, esta tiene un carácter estático y por tanto, las imágenes no se mueven. El cine fue el resultado de muchos experimentos que se realizaron tanto en Europa como en Estados Unidos. La idea del movimiento comenzó como un juego en el que se dibujaban imágenes en sucesión que luego se hacían pasar en unos aparatos que creaban la simulación del movimiento, al inventarse la fotografía, estos aparatos en lugar de usar dibujos usaban fotografía.

cine_thumb

Este principio sirvió para entender que un fenómeno que mostrara imágenes en movimiento era posible. De esa manera los experimentos con las imágenes y el movimiento cobraron mucho más auge. Uno de los pasos importantes en este camino y que hoy se recuerdan como antecedentes del arte cinematográfico fue la experiencia de filmar el trote de un caballo por medio de un sistema de 24 cámaras. Esto fue en el año 1877.

De ahí en adelante todo fue un proceso en aumento hasta que los hermanos Lumière presentaron en París, el 28 de diciembre de 1895, el cinematógrafo. Ya no se trataba de un sistema de cámaras fotográficas ni de un montaje de imágenes sucesivas en un tambor. El cinematógrafo es considerado como el primer aparato que es realmente de cine.

Los hermanos Lumière tuvieron gran éxito al mostrar escenas de la vida cotidiana como obreros saliendo de una fábrica o la llegada de un tren, lo cual causaba gran revuelo en el público.

No obstante, no fue hasta mucho más adelante que el cine alcanzó éxito en el sector intelectual y artístico.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *