Famosos que han acudido a una clínica para el reuma

29 Diciembre, 2016

A veces las revistas de farándula nos hacen creer que las vidas de las estrellas son perfectas. Como si ellos no tuvieran problemas, se sintieran mal y tuvieran que ir al reumatologo como todo el mundo. La reuma es una de esas dolencias que aqueja a muchísimas personas, incluso a las que parece que tienen una salud de hierro. Por eso no hay que sentirse avergonzado cuando es a nosotros a quien nos toca acudir a una consulta de reumatología.

Para los actores, por ejemplo, un problema de reumatología es mucho más serio que para cualquier otra persona porque repercute directamente en sus carreras. No nos podríamos imaginar a un Harrison Ford con problemas de reumatología interpretando a Indiana Jones. Los actores tienen que hacer un gran esfuerzo físico, estar muchas horas seguidas en un set de filmación sin quejarse y someterse a muchísimas peripecias físicas.

Habría que ver la lista de famosos que ha pasado por las consultas del reumatologo para entender cuánto nos parecemos las estrellas y los mortales. Al final no somos tan diferentes. Ni nosotros en extremo vulnerables y ni ellos infalibles. Es así, la reuma ataca a cualquiera sin discriminar su procedencia social.

Y es que los huesos, a pesar de ser la parte más dura de nuestro organismo, son muy vulnerables a enfermedades de todo tipo. A veces estos problemas reumatológicos vienen por un asunto hereditario, otras veces son consecuencia de una lesión mal atendida, y otras simplemente se producen por problemas degenerativos.

Pero no hay que deprimirse por esta cuestión, porque al final muchas de estas dolencias tienen solución. El primer paso es acudir al reumatologo de inmediato y luego seguir al pie de la letra sus recomendaciones. Con disciplina y buen ánimo se puede enfrentar cualquier enfermedad.

Hace poco, en la consulta del reumatologo me encontré a una celebridad del cine. No quiero decir aquí su nombre porque tampoco tengo necesidad de hacer público un asunto privado. Pero ahí estaba, en el salón de espera, al igual que yo y los otros pacientes de reumatología. La vida es así, no podemos caer en depresión porque al final muchas enfermedades son imprevisibles.

Lo más importante es seguir adelante y aprender a vivir con nuestra enfermedad en el caso que sea crónica. A veces tenemos que hacer reajustes en nuestras vidas, pero no podemos dejarnos limitar por estos.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *