Las sociedades en el mundo audiovisual

14 marzo, 2017

Oh, tremenda tarea esa de organizar rodajes y convocar a miles de miles de personas para una película. A veces es muy fácil, porque se trata de un filme con un director de prestigio o los actores son muy conocidos. Pero otras veces es un evento nuevo y las estrellas no son famosas. Ahí sí hay un reto para los organizadores. Lograr una recepción considerable es posible si los promotores han pasado cursos de superación como los que ofrece esta academia, que se puede ver en estas opiniones de EAE Business School.

Solo con mucho talento para el arte de vender se logra levantar una película desde cero. Por eso los recursos humanos del negocio del cine deben ser de los mejores de su tipo. Si el organizador de un filme no se preocupa por contratar expertos en promoción probablemente el evento se convierta en un fracaso.

Sin embargo, si los promotores son profesionales con experiencia y se superar día a día es muy probable que el festival poco a poco se convierta en uno de los más prestigiosos. El público de estos eventos es joven y rebelde, pero no tonto. No se van a conformar con cualquier chapucería, van a exigir lo mejor de sus organizadores.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.